PROCEDENCIA DE LA MANDARINA SATSUMA IWASAKI

La MANDARINA SATSUMA IWASAKI procede originariamente de una mutación de la SATSUMA OKITSU originada en Japón.

ÁRBOL DE LA MANDARINA SATSUMA IWASAKI

El árbol de la MANDARINA SATSUMA IWASAKI es de tamaño pequeño a medio, con hábito de crecimiento abierto y algo llorón, resistente al frío.

Se trata de una variedad partenocárpica y autoincompatible.

INTERACCIÓN CON EL ENTORNO DE LA MANDARINA SATSUMA IWASAKI

La MANDARINA SATSUMA IWASAKI es de las últimas variedades en florecer y de las primeras en recolectar, muy productiva aunque sensible a la mosca de la fruta. Es una mandarina que tiene temprana recolección: entre el 25 de agosto y el 30 de septiembre, es decir, recolección verde.

Es sensible al bufado y planchado por golpe de sol.

CARACTERISTICAS TÉCNICAS DE LA MANDARINA SATSUMA IWASAKI

El fruto de la MANDARINA SATSUMA IWASAKI es de buen tamaño, con forma redondeada ligeramente achatada, necesita aclareos.

La corteza que presenta la MANDARINA SATSUMA IWASAKI se catacteriza por ser brillante, de color naranja amarillento y de fácil pelado. Cuando la abres puedes notal el aroma ácido que desprende la MANDARIN A SATSUMA IWASAKI.

La MANDARINA SATSUMA IWASAKI se caracteriza también por su baja relación de azúcares y acidez. Además presenta un calibre idóneo siempre y cuando el productor haya aclarado a su debido tiempo la mandarina.

El alto contenido en zumo de la MANDARINA SATSUMA IWASAKI hace de ella un fruta exquisita que además no presenta semillas en su interior.

OBSERVACIONES DE LA MANDARINA SATSUMA IWASAKI

La recolección de la MANDARINA SATSUMA IWASAKI es verde ya que la relación de azucares acidez es la óptima para el consumo.